Jakob Ammann quería abrir su propio negocio de maquinaria industrial, pero necesitaba una ubicación. Como es lógico, acudió a su familia: en este caso, a su hermano Andreas.

Ese negocio, constituido en el hogar de Andreas en 1869, se ha desarrollado en lo que hoy se conoce como el Grupo Ammann. Generaciones de ancestros de Jakob continuaron con la dirección del negocio durante tiempos de prosperidad, depresión económica, guerras mundiales y libertades descubiertas alrededor del mundo.

Lo que se ha mantenido a través de todos estos éxitos y desafíos es la importancia de la familia. Ammann ha sido un negocio familiar desde el momento de iniciación en el hogar de Andreas en Madiswil, Suiza, hasta la empresa actual que se expande a través de fronteras y océanos.

Hasta este día, se pueden registrar diversas características claves de la compañía desde los tiempos de Jakob. Entre ellas:

  • Incluir a la familia en el negocio
  • Otorgar la posición de liderazgo a un miembro de la familia
  • Tener la fuerza para tomar decisiones difíciles y aprovechar las oportunidades
  • Tener la visión de tomar las decisiones correctas

Jakob enfrentó una de las decisiones más difíciles en 1878 cuando evaluó dejar la comodidad de su espacio de inicio. Decidió construir un taller mecánico, con una rueda hidráulica que funcionaba mediante el río del pueblo en Madiswil.

Jakob también comenzó un proceso de sucesión familiar ese mismo año, sin embargo, es probable que no pensara en ello cuando sumó a su hermano Ulrich como su primer aprendiz.

Ulrich pronto viajó a Suiza y Alemania para completar su capacitación. Se convirtió en un mecánico industrial certificado en Holzminden, Alemania y regresó al negocio de su hermano del cual se hizo cargo en 1886. Por primera vez, Ammann había sido transferida exitosamente de un miembro familiar a otro.

En 1896, Ulrich traslado la compañía a Langenthal para obtener acceso al ferrocarril del centro. Hasta este día, el negocio permanece en el sitio escogido por Ulrich.

En los años siguientes bajo el mando de Ulrich, Ammann pasó de la construcción de molinos a la construcción de carreteras. Eso incluyó adquirir una patente en 1908 para máquinas de revestimiento, esencialmente plantas de mezcla de asfalto de ese tiempo y lanzar los primeros rodillos compactadores motorizados de Ammann en 1911.

Además, en 1911, el hijo de Ulrich, Arthur, se unió al negocio familiar. Arthur se educó y capacitó en Geneva, Múnich y en los Estados Unidos y obtuvo un título.

Aprendió junto a su padre, sin embargo, su educación en el puesto de trabajo fue interrumpida cuando se produjo la Primera Guerra Mundial y tanto Ulrich como Arthur fueron convocados a servir en el ejército.

Luego de la guerra, en 1920, la compañía se volvió más estructurada legalmente, sin embargo, estaba más enfocada en la familia que nunca con la creación de lo que en ese momento se denominaba “compañía familiar”.

En 1924, Arthur dirigió la organización. Su mandato pudo ver exportaciones considerables de productos tanto al este como a Francia, Bélgica y Holanda. La infraestructura suiza también estaba en desarrollo en esos tiempos y produjo oportunidades adicionales.

Arthur pudo ver que las eficiencias podían ganarse mediante la apertura de una oficina y un taller en Francia y eso fue lo que hizo en 1930. La crisis pronto se extendió a Europa y se produjo la Segunda Guerra Mundial, tiempos difíciles para que el negocio prospere.

Sin embargo, Ammann sobrevivió y el crecimiento se aceleró luego de la finalización de la guerra. La demanda acumulada condujo el negocio al igual que lo hizo el trabajo de infraestructura. Se desarrollaron nuevas máquinas de Ammann y el futuro se veía prometedor.

En 1946, poco después de la Segunda Guerra Mundial, el hijo de Arthur, Ulrich Ammann formó parte del negocio y era responsable de los productos y la organización.

El periodo inestable de posguerra continuó hasta fines de 1950. La compañía prosperaba en 1958 cuando Arthur fallece de un infarto. Un Ulrich desconsolado con 12 años de experiencia en la compañía, asumió el cargo de su padre.

Hubo un gran apoyo interno durante la transición inesperada. Aun así, se acercaban tiempos difíciles a medida que las economías locales y globales descendían inesperadamente. Luego, en 1972, la situación se vio afectada por la crisis del petróleo y la recesión.

Ese mismo año, se estableció el grupo financiero Ammann-Enterprises para crear una junta y garantizar la continuidad entre las generaciones y para que se apliquen todas las oportunidades de negocios adecuadas.

Además, en ese momento, una nueva generación cumpliría su mayoría de edad. Llegaron con experiencia crucial obtenida en negocios multinacionales. Andreas Ulrich Ammann, el hijo de Ulrich, se unió a la compañía en 1972. Johann Niklaus Schneider, el yerno de Ulrich, se unió en 1981. Ambos dirigieron exitosamente las oficinas de Ammann.

La siguiente transición de liderazgo ocurrió en 1988 cuando Johann Niklaus tomó el cargo de director de la junta ejecutiva del grupo, reemplazando a su suegro, Ulrich.

El mandato de Johann Niklaus fue marcado por un énfasis en la expansión internacional, incluida la adquisición de Rammax en Metzinger, Alemania, en 1995, y Stavostroj en Nové Město, República Checa, en 2005.

Se buscaban oportunidades de negocios en China, incluso la apertura de un establecimiento de fabricación en Shanghái. Además, muchos distribuidores y proveedores internacionales celebraron acuerdos en ese momento.

Johann Niklaus continuó construyendo el establecimiento Langenthal, con la apertura del Centro de tecnología para asfalto bajo su liderazgo.

El hijo de Johann Niklaus, Hans-Christian Schneider, se unió a la compañía en 2009 como un asistente de la gerencia del grupo. Hans-Christian obtuvo un diploma en microingeniería en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausanne, Suiza y una maestría en INSEAD en Singapur y Fontainebleau, Francia.

En 2010, Johann Niklaus fue electo para el Consejo Federal Suizo. Renunció como Director de Ammann en ese momento.

Ulrich Meyer, ex jefe de división, asumió el cargo hasta que Hans-Christian estuviera completamente preparado. El enfoque continuaba siendo el desarrollo internacional con la intención de establecer acuerdos con más proveedores internacionales.

Hans-Christian fue subdirector general en enero de 2012 y director general en enero de 2013. Su mandato ya ha sido marcado por un crecimiento significativo y una presencia incluso más sólida a nivel mundial.

Se produjeron tres fusiones y adquisiciones significativas durante sus dos primeros años como CEO: La apertura de un establecimiento de fabricación en Gravatai, Brasil; la constitución de la empresa conjunta con Apollo en Ahmedabad, India; y la adquisición de Elba-Werk en Ettlingen, Alemania.

Las decisiones ya habían beneficiado a Amman y demostró que otro líder familiar estaba dispuesto a buscar las oportunidades para garantizar el éxito continuo de la compañía.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close